¿Y qué es la historia de una vida?

Por José An. Montero

Paseo por la Sala 1 del Museo López Villaseñor

Imagen despistada de la sala. Después, creo, me advirtieron que no se podían hacer fotos. Que los vigilantes me perdonen.

¿Y qué…? (1983-84) Sobre la pila fría yace el cadáver desnudo y solitaria. Abandonada, poblada por telarañas y con el suelo lleno de papeles tirados. Humedades en el suelo y las paredes. Un matamoscas colgado de la pared. Hace demasiado frío para que haya moscas naturales. Bajo sus pies, otra pila fría sin cadáver y un armario con cristales en el que se reflejan el cadáver mucho más alejado de lo que correspondería. En los estantes únicamente un tarro azul verdoso y un pequeño serrucho.
Fuera del cuadro, ya en la sala, dos sillas también vacías vigilan los escalones que ascienden hacia el lienzo. Es posible que tras el óleo existiera una puerta. O quizá aún existe.

Historia de una vida (1983-84). En una de las paredes laterales una pareja de ancianos unen sus manos huesudas mirando al espectador con los ojos húmedos. Parece que las lágrimas del hombre salieran de los ojos y fueran emborronando la propia pintura. La mujer serena lleva un ramillete de hojas verdes en la mano que destacan sobre su traje dorado. Sonríe con tristeza. Tras ella unas hojas secas de cardo. Sobre la mesita un cesto de coser y un jarrón de vidrio transparente poblado de flores de intensos rojos y amarillos marchitos.

0 Comenta

Artículos relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso. Aceptar Leer Más

Privacy & Cookies Policy