Fanfare Ciocărlia, bailar, bailar y bailar – en Mundiario y Cultura Mir

Esta crónica de José An. Montero con fotos de María Ramos se publicó el 25 de julio de 2019 en Mundiario y Revista Internacional MIR

Fanfare Ciocărlia, dentro de su gira por España, actuaron el 24 de julio en la plaza del Ayuntamiento de Cartagena dentro de la programación del Festival La Mar de Músicas 2019.

Hubo un tiempo en que la música era una profesión que pasaba de padres a hijos en forma de trompeta o trompa. Uno no podía elegir quién era, simplemente lo era. Tiempos en que la música ni se escribía ni se leía, se aprendía escuchando de los mayores y tocándola una y otra vez, en bautizos, bodas, fiestas y funerales, siguiendo el ciclo de la vida.

Música del pueblo, músicos del pueblo, que ayer llenaron hasta donde se perdía la vista la plaza del Ayuntamiento de Cartagena y las calles aledañas como ningún otro día de esta Mar de Músicas. Música callejera donde importa menos la exactitud de lo interpretado como la fiesta y la alegría por bailar y cantar juntos. Sin manifiestos. 

En este menester de la música callejera, Fanfare Ciocărlia siguen siendo una de las mejores bandas del mundo, como lo han venido siendo desde su creación en el año 1996. Desde el pueblo de Zece Prăjini, una pequeña población de menos de quinientos habitantes situado a algo más de trescientos kilómetros y cinco horas en coche de Bucarest, han conseguido convertirse en un símbolo universal de la “balkan music”. Un pueblo de agricultores gitanos que permaneció aislado e ignorado durante la terrible dictadura de Ceaușescu, conservando sus tradiciones y costumbres, y donde uno de cada cuatro es músico. 

Esta fanfarria del “canto de alondra”, significado de la palabra Ciocărlia, se convirtió desde su primer disco ‘Radio Paşcani’ (1998) en un símbolo universal de la cultura romaní, de la supervivencia de una tradición ancestral y eterna. La primera vez que arribaron a este puerto de La Mar de Músicas en 1999 eran apenas unos recién llegados, hoy 21 años después es una de las bandas europeas más legendarias.

Doce tipos vestidos de riguroso negro, diez metales, dos percusiones, dos voces y el imprescindible sombrero de Lazar Radulescu conforman una banda capaz de hacer salir a bailar a los balcones a los vecinos de la plaza del ayuntamiento de Cartagena como nunca se había visto antes. 

Por el escenario desfilaron temas de casi todos sus trabajos discográficos como Bubamara, Nicoleta, La Rayah o Cruzando el pueblo, sin olvidarse de esa loca versión del clásico de Steppenwolf “Born to be wild”, que han convertido en el hilo rojo que los une a los movimientos musicales urbanos. Bailar, bailar y bailar como si sólo existiera este momento eterno. 

No es Fanfare Ciocărlia un grupo que siga al líder al estilo de las bandas contemporáneas, más de la mitad de los miembros del grupo tienen su momento de gloria. Ayer el percusionista Stehlescu Benedikt tenía el día especialmente inspirado, no dejando de bromear con el público, aunque siguen siendo las dos voces del grupo, Trifan Costicã, en la parte más lúdica, y Lazar Radulescu, en el repertorio más sentido, las almas de un grupo nacido para ser salvaje y errante. Una música que no hace falta comprender para poder sentir, como si viviera ya en el interior del ser humano. Sólo de esta manera es posible comprender la conexión clara, diáfana y limpia que establecen siempre con las tendencias urbanas más contemporáneas. Bailar, bailar y bailar, como si este momento fuera siempre un hoy eterno.

Fanfare Ciocărlia actuaron el 24 de julio de 2019 en la Plaza del Ayuntamiento de Cartagena con entrada libre dentro de la jornada Barra Libre patrocinada por Repsol en el festival La Mar de Músicas (Cartagena). Formación: Trifan Costicã y Lazar Radulescu (voz y trompeta), Bulgaru Paul Marian y Trifan Craciun (trompeta), Ivancea Oprica (clarinete soprano y saxofón alto), Ivancea Dan Ionel (saxofón alto), Stangaciu Vasile y Nastase Sergiu (tuba), Calin Constantin (trompa tenor), Ivancea Laurentiu (trompa barítono), Ursu Costel (tambor) y Stehlescu Benedikt (percusión).

Deja un comentario