‘El castigo sin venganza’ de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, presentado hoy en el 42º Festival de Almagro

Helena Pimenta, Álvaro Tato, Joaquín Notario, Rafa Castejón y Beatriz Argüello han estado presentes en la rueda de prensa

El Teatro Adolfo Marsillach. Hospital de San Juan acoge esta producción del 4 al 14 de julio

Almagro, 2 julio de 2019

El Festival de Almagro y la Compañía Nacional de Teatro Clásico han presentado hoy en rueda de prensa El castigo sin venganza. A dos días del comienzo de la 42º edición de la cita teatral manchega, Helena Pimenta, Álvaro Tato, Joaquín Notario, Rafa Castejón y Beatriz Argüello han estado junto a Ignacio García hablando de la producción que abrirá la programación del ‘Teatro Adolfo Marsillach. Hospital de San Juan’, nueva nomenclatura del espacio teatral. La CNTC estará presente en esta edición con cuatro montajes, El castigo sin venganza, La hija del aire, El desdén, con el desdén y el reestreno de El banquete.

Del 4 al 14 de julio, los espectadores podrán ver en la sede de la compañía El castigo sin venganza, de Lope de Vega. Alejandro Pau, Fernando Trujillo, Joaquín Notario, Lola Baldrich, Nuria Gallardo, Rafa Castejón, Carlos Chamarro, Beatriz Arguello, Javier Collado, Coro Anna Maruny, Fernando Trujillo, Alejandro Pau e Íñigo Álvarez de Lara forman el reparto de esta obra con versión de Álvaro Tato y dirección de Helena Pimenta.

Sobre El castigo sin venganza

Esta crepuscular tragedia de honor oculta una profunda reflexión sobre el poder, la justicia, la responsabilidad, el amor y el deseo, ambientada en el contexto político de las ciudades-estado enfrentadas en la convulsa Italia de finales del quattrocento.

Desoladora, hermosa, magistral, El castigo sin venganza es un retrato íntimo de la sociedad de todas las épocas, y nos ofrece un espejo trágico de la condición humana. Es una obra maestra de la senectud del Fénix, reflejo de su desencanto por la sociedad y el dolor de sus circunstancias personales y familiares.

Este canto de cisne lopesco mantiene hoy la implacable vigencia del arte de la tragedia: un lúcido viaje a las sombras de nosotros mismos.

Helena Pimenta

Deja un comentario