A través del espejo: Modernismo en Cuenca

Nota de Prensa.- La Demarcación de Cuenca del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla la Mancha va a realizar la Exposición A través del Espejo: el modernismo en Cuenca en la sala del antiguo Hotel Iberia entre los días 22 de febrero y 3 de marzo. La inauguración, a la que estáis todos invitados, será el próximo viernes 22 de febrero a las 19:00, esperamos vuestra asistencia.

Esta exposición ha sido posible gracias al excepcional esfuerzo de nuestros compañeros de Cuenca IN, a la colaboración del Ayuntamiento de Cuenca y del Archivo Municipal de Cuenca, que nos cede para su exposición algunos proyectos de los años 20, entre ellos el del Hotel Iberia donde se celebra. También ha colaborado la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha con la cesión de la sala, la Excma. Diputación de Cuenca con una aportación económica dentro de su constante promoción del patrimonio conquense, y de la Universidad de Castilla la Mancha a través de la Escuela de Arquitectura de Toledo. Hay que agradecer al Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla la Mancha su constante apoyo a través de una aportación económica y la presencia de la Junta de Gobierno, presidida por nuestro Decano, en la inauguración.

El Modernismo, con el que se designa a una corriente de renovación artística de finales del XIX y comienzos del XX, fue sinónimo de progreso y reflejo de una nueva situación socioeconómica originada en la revolución industrial, que ponía fin a una `profunda crisis económica y social que, con la grave despoblación de la parte alta, ponía en peligro a iglesias y obras de arte. Pero a finales del siglo XIX y principios del XX, Cuenca pareció resurgir de sus cenizas. Se produce un incremento de la población, y la economía conoce una ligera reactivación, gracias a que se comenzaron a explotar los pinares y a la llegada del ferrocarril en 1883.

En este movimiento, la ciudad alta deja de ser el centro económico y social, para dar paso a la ampliación de la ciudad en su parte baja, donde antiguamente sólo había huertas. Surge así Carretería y lo que entendemos como “ensanche conquense”, es decir, parque San Julián y alrededores. A estos años debemos el desaparecido mercado realizado en hierro, el cementerio nuevo, y proyectos de alcantarillado, alineamiento y ampliación de calles, trazado de aceras…

Sus artífices, plasmaron su ingenio en edificios públicos de cierta envergadura como fue el Palacio de la Diputación, las Escuelas Aguirre, o la nueva fachada de la Catedral, en nuevas obras de ingeniería como el puente San Pablo y un sinfín de edificios privados financiados por una burguesía incipiente como por ejemplo el Hotel Iberia.

De la mano de arquitectos como Elicio González, Fernando Alcántara o Luis S. de los Terreros, nuestro modernismo, de sencillo diseño y gusto popular, era asumido como una moda estética que se manifiesta sobre todo en los detalles decorativos, y plasmado en la traza de rejerías, molduras, miradores o cornisas.

Los escasos edificios de esta época que han llegado hasta nuestros días, son un testimonio indispensable a preservar.

El singular Hotel Iberia, del mismo autor que edificios tan singulares, y protegidos, como “La Adriática” o “La Unión Mercantil” en la madrileña calle Gran Vía nos ha parecido el mejor de los marcos posibles para albergar la muestra “A Través del espejo” organizada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla la Mancha Demarcación de Cuenca, quese inaugurará el 22 de febrero y mostrará lo que pudo ser nuestro centro, lo que no es y lo que está aún en nuestra manos que sea. El nombre de la muestra no es casual.

La ocasión es única para el reencuentro con aquellos años, pero también para la consulta de referentes teóricos, y Foucault es uno de ellos. A la espera de varias sorpresas os esperamos con una de sus reflexiones: “El espejo tiene una especie de efecto de retorno; a través de él me descubro ausente en el lugar en que estoy… a partir de esta mirada que está del otro lado, vuelvo sobre mí y empiezo a reconstituirme allá donde estoy”.

Convencidos de que no hay futuro sin pasado, ni progreso sin un presente cargado de autocrítica y reflexión, os invitamos, a todos, a asistir a una gran velada en el edificio testigo, antaño, de tantas otras… el Gran Hotel Iberia… pasen y vean.

Más contenidos sobre “Diálogos en el Iberia”:


Deja un comentario